Tras la situación que estamos viviendo van a quedar bastantes procesos de estado de ánimo bajo tanto en menores como en adultos. El ocio, el tiempo libre y el trabajo a través de la educación no formal puede llegar a ser un fuerte bálsamo para ayudar a trabajar esta situación.

Además, tras la cuarentena se va a necesitar un nuevo formato de Intervención en tiempo libre para poder explicar a los menores la “nueva situación “ y “qué ha pasado o está pasando”, por lo que conocer los estados de ánimo bajos será importante para poder detectar y prevenir caídas anímicas peligrosas.

Los síntomas de depresión en niños y adolescentes incluyen irritabilidad, pérdida de interés y aislamiento social. Estas señales pueden ir acompañadas de síntomas físicos tales como dificultades para dormir, problemas digestivos, cambios en el apetito y fatiga.

Este curso, no tiene que ver con la diagnosis ni con la intervención terapeútica, sólo tiene que ver con que detectadas las principales características hay mucho trabajo sencillo que realizar desde el ocio y tiempo libre, de forma muy ventajosa para los menores. Es por ello que trabajando desde la prevención, los monitores y monitoras pueden ser de verdad, grandes piezas claves en este cuadro. Recordemos que muchas veces los menores sienten una gran cercanía con las personas que trabajan con ellos en las actividades de ocio y tiempo libre, por eso es bueno que estemos bien formados, para saber que primeros pasos dar ante estas situaciones.